Almar Ceuta Cars, Concesionario Oficial Ssangyong en Ceuta

Noticias

SsangYong Rodius, espacio y precio sin competencia

SsangYong Rodius, espacio y precio sin competencia

Miércoles, 20 de enero de 2016

Desde que apareciera por primera vez en nuestro país allá por el 2005, el Rodius ha sido uno de los coches preferidos de las familias, en especial las familias numerosas (el 78% de los compradores de un Rodius tienen entre 2 y 4 hijos).

Con una carta de presentación realmente atractiva: amplio espacio interior, una calidad destacada en materiales y sobre todo, un precio que comparándolo con sus rivales ha colocado al Rodius en las primeras posiciones de los monovolúmenes grandes llegando a obtener el 10% de cuota anual en su segmento.

Como puedes leer en el título de esta prueba, su principal baza es su relación espacio/precio, ofreciendo un vehículo de 7 plazas con un maletero para llevar todo lo que puedan llevar esos 7 pasajeros. A la hora de ir en familia, es un coche ideal si somos una familia numerosa. Su aspecto robusto y su altura libre al suelo(185mm), nos hace verlo como un coche con el que plantearnos salidas al campo en familia, además, gracias a su tracción integral con reductora, las opciones para hacer excursiones fuera del asfalto se amplían.

Uno de los aspectos que creaba más discusiones era el diseño, y digo creaba, porque con el nuevo Rodius el aspecto estético ha quedado muy bien resuelto.

El frontal ha sido completamente rediseñado, otorgando al Rodius una “mirada” más moderna y equilibrada. Destaca la parrilla de tres franjas cromadas con el logo de SSangYong presidiéndola. Continuando con la línea trazada por la parrilla siguen los alargados faros con fondo negro que envuelven este frontal. Situados en la parte baja del paragolpes están los faros antiniebla.

La parte trasera ha ganado con esta nueva versión, con formas sencillas y limpias. Las ópticas horizontales ya no hacen esa exagerada caída en ángulo que tan poco gustaba de la versión anterior. En conjunto la zaga ha ganado en todos sus aspectos.

No quiero dejar de mencionar el cambio de diseño de la zona del pilar D y esa tercera ventanilla. En su vista lateral el coche me resulta bonito, agradable de ver, aún siendo un monovolumen grande, recordemos que mide 5,13 metros de longitud, el conjunto ha quedado realmente bien, con una imagen muy dinámica.

Pero el punto fuerte del Rodius es el interior, así que vamos a centrarnos en él.

Como te decía el Rodius es un coche ideal para familias numerosas, el espacio interior que nos ofrece es muy destacable.

Incluso delante tenemos un espacio muy amplio. Sentado en el asiento del conductor la sensación de amplitud es tremenda, miramos a un lado y vemos que el asiento del copiloto queda alejado de nosotros, separado por una consola central que cuenta con un doble hueco realmente grande e ideal para llenarlo con “nuestras cosas” de todos los días; una ovejita, un Ironman, nuestra muñeca Cuchi, el coche de los Lego…y si queda hueco la cartera y los teléfonos…

Los asientos son cómodos, y sujetan bien en curvas. Cuentan con reglaje en longitud pero no en altura. La postura de conducción no es mala, el volante regulable en altura nos ayuda a encontrar una posición cómoda (no dispone de regulación en profundidad). Delante de nosotros tenemos una pantalla en la que se nos muestra la velocidad, el consumo instantáneo y otros parámetros del ordenador de a bordo. Esto ha sido una útil solución para no tener que alejar la vista más de lo necesario ya que el cuadro de instrumentos, al igual que en su versión anterior, se encuentra situado en el centro del salpicadero. La zona alta del salpicadero cuenta con plásticos blandos y de más calidad que los situados en la parte inferior de éste, aunque eso sí, su apariencia es buena.

Justo bajo el cuadro de instrumentos hay una fila de botones donde se sitúan las luces de emergencia y los antiniebla entre otros. Son botones que no destacan especialmente por su diseño, pero su funcionalidad es correcta. Debajo tenemos la pantalla del navegador, que incluye el manejo del equipo de audio y en la que podemos ver lo que nos muestra el sistema de cámara de visión trasera, algo muy de agradecer en este tipo de vehículos de gran longitud. Quizás podría haberse dotado a esta pantalla de unos botones más grandes, ya que éstos son algo pequeños y dificultan su manejo.

Bajo el navegador se sitúa el control del sistema de climatización. Es un climatizador con un funcionamiento bueno, su caudal de aire es generoso y esto hará que el vehículo adquiera la temperatura deseada con rapidez, aspecto importante en épocas de mucho calor o frio. Si lo que necesitamos es refrescarnos también contamos en esta consola central con dos prácticos portalatas replegables para situar un refresco o un café ya que sujeta el vaso perfectamente. Debajo tenemos un hueco con fondo de goma antideslizante donde podemos colocar el teléfono o el mando del garaje para tenerlo a nuevo Rodiusmano. Detrás de la palanca tenemos el apoyabrazos que mencionábamos antes, con dos huecos, uno de ellos bastante grande y profundo. Además es muy práctico a la hora de limpiarlo ya que su contenedor es extraíble y nos facilita enormemente la tarea a la hora de limpiarlo por ejemplo. Por supuesto tenemos guantera en el lado del copiloto, en la que además tenemos integrado un cable para conectar un Smartphone (iPhone).

No cuenta con gran cantidad de huecos, echamos en falta en un vehículo tan grande algo más de funcionalidad en este aspecto porque por ejemplo, en las puertas no podemos colocar una botella de agua grande.

Pero vamos a la parte que motiva realmente la decisión de compra de un Rodius, la zona trasera.

La disposición de los asientos traseros es de 2+3, es decir, dos plazas centrales independientes y una banqueta trasera. Las dos plazas centrales cuentan con apoyabrazos a ambos lados y regulación del respaldo con lo que la comodidad en estos asientos es tremenda. Son lo suficientemente anchos como para colocar una sillita en ellos sin problemas. En otros vehículos, los apoyabrazos pueden ser un problema a la hora de colocar una sillita, ya que la anchura de éstas (depende del modelo) puede hacer que dé en los apoyabrazos. No es el caso del Rodius.